MENHIR.

Espacio abierto, estaba sola, en esos momentos nadie te visitaba. Encontrarte no fue fácil, pero merecía la pena buscarte.
Espacio Sagrado donde el Padre Sol fecunda a la Madre Tierra, como en otros tantos lugares donde existen megalitos.
Sentirte, abrazada a ti, con toda esa fuerza que irradias desde dentro de tu corazón pétreo donde los antiguos neolíticos, rezaron, oraron, sacrificaron y ofrendaron para que todo les fuera propicio.
Como yo, te pedí y me concedieste.
Me llené de tu espacio, de tu tiempo y de tus memorias y mis recuerdos.
Como te amé y te besé, abracé, y como no, dí gracias al espacio, a la energía. Tu espacio y tu energía. Por que tú eres el dueño de ese paraje que presides desde tantos siglos.
Arael.laDa Meada. Portugal.

“El Menhir mejora la sensación presente en toda el área y contribuye a aumentar significativamente la calidad de vida de todos los seres de la zona”
Autor:
Juan Sáez. Arte Zahorí.

“La utilidad de los Menhires pudo ser fundamental para fines ceremoniales o conmemorativos, como los ciclos de la naturaleza, inicio de la siembra, finalización de la cosecha, símbolo de fecundidad. También debieron servir como delimitación de un territorio o en recuerdo de algún antepasado.
El Menhir consiste en una sola piedra colocada de manera vertical en el suelo, lo que nos recuerda a los obeliscos, y muestra un inequívoco símbolo fálico. Al igual que el Dolmen debía representar el claustro materno de la Tierra, el Menhir tendría su correspondencia con lo masculino, con el Sol que genera, con el poder que viene de los cielos. Por lo que ambos pueden simbolizar la unidad del cielo y la tierra, de lo masculino y lo femenino.
Es posible que el Menhir guarde relación con los obeliscos, de los que tenemos mas información gracias a los textos de las Pirámides. La piedra piramidal que corona un Obelisco es el piramidion o piramidón, que simboliza donde el Dios Ra o Amón-Ra se posaba, punto de unión entre el cielo y la tierra.”
Autor:
José Ruiz Mata.

LA DIOSA DE CINTURA ESTRECHA.

Visitar los lugares donde nuestros ancestros vivieron o estuvieron en algún período de su vida, a mi me proporciona la satisfacción de “tocar” la energía, esa energía que existió y que existe.

Con mucho respeto la Sabiduría Ancestral que lleva nuestro linaje, puede ser utilizada para el bien de todos.

Rozar esas paredes de las cuevas, sus cuevas.

Admirar sus pinturas, sus insculturas y petroglifos.

Pasar y pisar los caminos que ellos utilizaron diariamente, o si era a un lugar de culto, en ocasiones, más puntuales.

Gozar de los bosques, donde cazaron, cultivaron y recolectaron.

Tocar las piedras con la mano abierta, bebiendo su saber, donde rezaron a sus Dioses/Diosas.

Para mi es sagrada cada visita que realizo a estos lugares. Sean de la época que sean. Desde Paleolítico hasta Medievo.

Sólo es cuestión de volver a conectar con la energía primigenia que siempre ha estado ahí y que “Las Piedras” en todos sus usos como tales, guardan dentro de su interior y transmiten su mágica sabiduría.

De ahí mi gran interés por toda La Memoria Ancesteal. Y cuando voy a un lugar prehistórico, mis retinas y mis sentidos, observan lo que percibo del lugar para luego utilizarlo en diferentes vivencias y proyecto en secuencias o sucesos de mi vida.

Recuerdo lo que siento y percibo, guardandolo en mi memoria.

Arael.la.

A finales del siglo XIX se empieza a reconocer en excavaciones realizadas en España y Portugal las figuras antropomorfas que se van a denominar ÍDOLOS.

Se trata de un conjunto único y muy heterogéneo de representaciónes del cuerpo y rostro humano, producido por los habitantes de la mitad sur de la Península, principalmente entre el 3500 y el 2000, A.C.

En esta época la población crece rápidamente debido al desarrollo de la agricultura y la ganadería, que favorece la circulación de ideas y creencias.

Son sociedades comunitarias sin grandes estructuras jerárquicas regladas por pactos de reparto del trabajo y distribución de alimentos.

Una forma de legitimar la tendencia de las tierras es hacer valer el linaje social y demostrar la antigüedad de su posesión a través de las tumbas de los antepasados.

Con el desarrollo de la artesanía y el comercio, algunos linajes adquieren mayor protagonismo que otros y aparecen personajes que claramente reciben un tratamiento diferente.

Los ídolos son uno de los objetos más cercanos a los cuerpos de sus protagonistas, amuletos, imágenes de ancestros, juguetes o identificadores de linaje.

Quizá portadores de relatos orales, presentan un número limitado de motivos gráficos y plásticos.

Contenidos codificados que serían reconocidos por los habitantes del entorno.

Los “ojos soles” aúnan la fuerza del astro con la mirada que controla y regla el comportamiento humano.

Esto muestra como podemos entender como vivían, se relacionaban y transmitían sus conocimientos quienes estuvieron aquí mucho antes que nosotros.

MARQ.

Fue hallada en 1934 o 1935, en la galería de los murciélagos, en superficie, (en la cueva de La Pileta), bajo una estalactita conocida como el “Ala del Águila ”

Se trata de una plaquita de cerámica de unos 6 cm de alto por medio cm de grosor, que se ensancha en su parte superior e inferior, estrechandose en su centro para formar la cintura.

Es un ídolo femenino, de aspecto bitriangular, con dos agujeros en los ángulos superiores para colgarla como amuleto. Presenta dos pequeñas protuberancias a modo de senos en su parte superior y en la inferior una zona rellena de puntos incisivos y hechos con un punzón, indicando la zona del pubis.

Es la Venus de Benaoján.

La función de las venus prehistóricas es que fueron utilizadas como amuletos de fertilidad, para protegerse contra enfermedades, para atraer la salud, la abundancia en la caza y también para ser utilizadas en los rituales.

Mi venus protectora.

Arael.la.

La Cueva.

La Pileta, se presenta frente a nuestros ojos como el gran libro de la Prehistoria que no conocemos.

Del que no queda piedra roseta con la que averiguar su significado, pero que tras la observación, el silencio, el respeto y la reflexión interior, el caminante cautivado por su belleza, puede interpretar y quizás descifrar algunos de aquellos trazos, en armonía con la conciencia global humana, mediante el poder de la mente, cada vez más en boca de especialistas y científicos que estudian el funcionamiento del cerebro.

Lorena b.c.

MÀSTEC, CENTRO DE PODER.

Una vez más me adentre en el sendero que conducía hacia el final del barranco, barranco que impone y que seguro los seres humanos ancestrales prehistóricos supieron sacar todos sus recursos para su subsistencia.
No había manera de encontrar los grabados e inscultura que yo buscaba. Para mi es un centro de poder, por que además en esta zona existen poblados, cuevas y pinturas rupestres.
Tres veces fui, animada por un amigo, arqueólogo que me proporcionó hasta un mapa donde estaba la ubicación referida, y nada, vuelta a casa.
Pero no dándome por vencida, otro domingo más, volví al lugar, a intentarlo de nuevo. Estas búsquedas de lugares, como no están estudiadas o documentadas y todo es una referencia de boca a oreja, cuesta mucho a veces encontrar el sitio referido, parezco Indiana Jones.
Volví de nuevo, pateé el lugar, sabía que estaba cerca, según el plano de Javier.
Me crucé con un cazador y su perra, nos dimos los buenos días. Él siguió, y yo me quedé por la ubicación indicada, y nada.
Cuando decidí salir del bosquecillo hacia el camino para volver a posicionarme, mapa en mano, volví a encontrarme con el cazador y volvimos a saludarnos.
– Te has perdido?, me dijo.
– Estoy buscando unos petroglifos…
– Lo qué?
Le explique lo que eran, la forma y cómo podían ser.
Y el me dijo: lo acabo de ver… mi perra acaba de beber, ha bebido de ese cazoleta que dices tu…
(Unos días atrás había llovido).
Estábamos muy cerca, el cazador muy amable,  me llevó al sitio exacto y me mostró la losa lisa y muy, muy cerca del precipicio del barranco.
Me dejo sola, donde tranquilamente, pude celebrar el Solsticio de invierno.
Arael.la

Mastec, foto Begoña
Mastec.

El MÍTICO, LEGENDARIO Y FABULOSO DESPOBLADO MORISCO DE CAPAIMONA.

Cuando visité Ca Moina, noté que allí la energía era diferente, quizá más densa, no incómoda, pero tampoco del todo cómoda. Los sensibles notamos éstas cosas.

La primera vez que fui, yo no sabía nada del lugar, ni de su desventurada historia. Solo lo que sabemos todos sobre la expulsión morisca por estas tierras.

La narración que sigue, es fruto de mis investigaciones, los textos, algunos son copiados de varias fuentes. Así que si os gusta la historia Ca Moina o Capaimona, no os dejará indiferente…

Cuentan que el último habitante fue el tío Sebastián, un hombre que según dice leyenda atormentaba a su familia hasta el punto de provocar la muerte de su esposa, la huida de su hijo y el suicidio de su hija que no pudo soportar el mal trato de su padre y se colgó de una viga de la casa… pero de esta leyenda hablaré más tarde.

EL ORIGEN:

El poblado es sin duda morisco y data de los siglos XII al XVIII, se desarrolla alrededor de la comunidad musulmana que habitó estas tierras sin interrupción tras la ocupación.

Las primeras referencias documentadas, datan el poblado de 1380, pero su construcción es anterior a la conquista de la Vall d’Alcalá por las tropas de Jaume I, a principios de la ocupación musulmana de la zona.

Jaume I, tras la conquista del territorio, donó Campaimona a los nobles Bernát Monredó y Guillem Belenguer por servicios prestados. Pero voy a seguir más adelante en el tiempo.

Justo antes de la expulsión de los moriscos en 1609, en el poblado vivían 13 o 15 familias que, tras el decreto de expulsión, tuvieron que abandonarlo de forma definitiva, y dirigirse en tres días al puerto de Dénia, donde embarcarian rumbo a Oran, aunque posteriormente fue repobldo por familias cristianas venidas de Mallorca, donde no fue fácil la vida aquí, pues era una vida dura. En el siglo XVII, fue abandonado. Años más tarde sería de nuevo habitado.

El poblado morisco de Capaimona es un ejemplo de cómo era una alquería musulmana, lo curioso y valioso de estos poblados es que nos muestra como fueron construidos.

Y el interés de este enclave, radica en la existencia probada de una Mezquita.

“Oculta tras la vegetación encontramos la Mezquita. Las jaras y zarzales la habían cubierto casi por completo, pero la estructura del oratorio y los contrafuertes sobresalían, desproporcionados, sobre un recinto estrecho y alargado.

Sus rasgos no presentan dudas ante la evidencia arqueológica, así como tampoco ofrece confusión la documentación histórica que nos ha traído hasta este lugar. Pueden verse los restos de la quibla, los gruesos muros reforzados con los contrafuertes que soportaban la cubierta, la fuente cercana utilizada para las abluciones y sobre todo, la orientación hacia la meca.

Las terrazas de cultivo abandonadas nos hablan con dureza de una existencia aislada, cerrada sobre si misma. Así vivían los moriscos y así fueron capaces de subsistir en este espacio marginal, áspero y accidentado donde los cristianos viejos apenas se atrevían a entrar.”

TEXTO: José Manuel Almerich.

Las masías de Capaimona se encuentran en uno de los parajes más solitarios de la montaña de Alicante.

Otro detalle, que hace mágico el lugar son los cuatro petroglifos que existen en su entorno, lo que nos hace pensar que aquí los ancestros señalaron un espacio Sagrado.

Las cazoletas son uno de los motivos rupestres mas recurrentes, en todas las épocas. Su cronología abarca en Europa del Paleolítico Medio, hasta la Edad del Hierro, incluso de época Medieval.

Las cazoletas y petroglifos pueden haber señalado un espacio sagrado (yo así lo pienso), espacio que se habría mantenido, una vez instalado el cristianismo, con la constitución de templos, existiendo una “convergencia espacial “.

Aquí existe la Mezquita, se cree que era un espacio sagrado para curar la fertilidad.

Para llegar al lugar, ya tiene un halo misterioso, está apartado y muy solitario, la ruta, el bosque, la cercanía de otro poblado morisco el de Saltes, los petroglifos, la Mezquita… es un espacio envolvente y tenebroso.

EL DESENLACE:

La leyenda de las masías de Capaimona.

Este lugar no deja indiferente a nadie y despierta curiosidad.

– Nos remite a unos tiempos míticos, legendarios, fabulosos que ya habían desaparecido.

Que había de cierto en ello?, o era todo fantasía?.

“Sin más aspiración que conocer un poco más que pasó en realidad, pero también como vivían y quién habitaba, contactamos con personas que vivían cerca y otra que residió muy cerca de Capaimona. No diré nombres.

Las masías eran comunidades autárquicas capaces de producir todos los alimentos y productos necesarios para su subsistencia: tenían una pequeña huerta que destinaban al consumo propio, pero también obtenían cereales, frutas, uvas y aceitunas.

Sin descontar animales de corral y rebaños. En el caso de Capaimona, nuestros informantes nos indican que pertenecía a unas monjas, sin indicar ni de donde eran ni de que orden, y las tierras y casas las cedían a los colonos en régimen de aparcería, el campesino que tenía arrendado el terreno debía dar una parte de la cosecha al propietario y los gastos corrían a cargo de los dos, pero también podría ser que fueran arrendados por una cantidad de dinero al año. Pero los testigos no lo saben.

Estas casas disponían de almazara, lagar, cisterna, horno, corral, palomar, bodega…

Parece que antes de la guerra civil llegaron a vivir a Capaimona, tres familias que provenían de lugares más o menos próximos. Al finalizar el contrato podían renovarlo pero abandonaron Capaimona y fueron a vivir a los pueblos cercanos.

Las fuentes indican que no tienen claro en que año fue habitado por la última familia, pero fue después de que terminara la guerra.

Durante un tiempo, estuvo abandonado, hasta que una familia de castellanos que criaban vacas y toros se asentaron, pero pronto fueron a vivir a Alcoy.

Las monjas lo vendieron a un comerciante y en la actualidad pertenece a una sociedad de Oliva.

A día de hoy, en deterioro, una pena.

Pero que pasa con la leyenda de la familia del tío Sebastián?

Este hombre, se les presentaba como una persona con carácter muy fuerte, un auténtico dictador, que con su comportamiento hacía la vida imposible a su mujer y a sus hijos. Su esposa murió de los disgustos, el hijo abandonó el lugar y la hija, no pudiendo soportarlo, acabó colgándose de una viga de la casa.

Pero sabemos más. Conocemos que el tío Sebastián tuvo cuatro hijos y una hija. La hija, según nos dicen, era muy guapa y tenía muchos pretendientes, hasta que se decidió festejar. Y ahora empieza la verdadera tragedia. Su padre, nos dicen, abusó de ella y la dejó embarazada. Al enterarse el padre, y para que no le descubriera, la mató y luego la colgó de una viga de la casa, simulando un suicidio.

Pero el hecho no estuvo demostrado y, a pesar de que por toda la región corría el rumor, este delito se tapó.”

Texto: Magen Gros.

Nota: Se supone que el tío Sebastián no vivió en Capaimona, sino que utilizara el lugar para su dramática hazaña.

Otro relato:

Una noche de verano íbamos a cenar. El hecho es que mientras charlábamos oímos unos gritos que venían de una de las casas. Estos gritos eran de un hombre y una mujer como si pidiese auxilio. Yo fui corriendo, pero allí no había nadie. Y este lugar causó en mi un especial interés

Sin duda Capaimona tiene algo de misterio.

Arael.la.

COVA NEGRA.

Desde miles de años en esta cueva se ha utilizado el fuego, es por eso que el techo de la misma esta tiznado, de ahí su nombre. A sus pies el río y esta ubicada a 120 m sobre el nivel del mar. Impresiona su gran amplitud, tiene dos zonas, un gran vestíbulo y una zona más baja al fondo del abrigo. Orientada al Este, y uno de los yacimientos más importantes del Paleolítico Medio en Europa. Es fundamental su estudio para escribir sobre la Prehistoria. En las zonas costeras del sur habitaron los últimos Neandertales, empujados por el nacimiento de una nueva especie que se adaptó mejor, “nosotros”, el hombre de Cromagnon.

Neandertal.

Los Neandertales, eran más bajos y fornidos, perfectos para la caza y poder vivir de ella.

Con los Neandertales, se documentan los primeros rituales de enterramiento y aquí el equipo de investigación de la Universidad de Valencia, dirigido por D. Valentín Villaverde, destacaron restos fósiles de neandertales, y el yacimiento es un enclave para explicar la vida de estos hombres.

Los materiales son muy interesantes, son del Homo Neanderthalensis del Pleistoceno Superior.

Restos fósiles que corresponden a individuos infantiles. Un fémur y un rádio enteros en perfecto estado, constatan que ya hubo enterramientos, así mismo se han visto marcas de cortes en los restos óseos, que podrían deberse al canibalismo o rituales, reforzando esta teoría porque hay paralelismos con otros yacimientos de esta misma etapa y cercanos a la cueva.

Los útiles de sílex encontrados aquí pertenecen a la cultura Musteriense, propia de los Neandertales.

En la Cova Negra, los primeros niveles de sedimentación ocurren hace unos 117.000 años que corresponde a una época de integración (Riss-Würm), donde el clima es templado. En los niveles inmediatos superiores, el clima se hace mucho más frío, coincidiendo con la glaciación (Würn) y los niveles más modernos son de 50.000 años. Próximo a la edad que se estima desaparecen estos Neandertales.

Se dice que en esta cueva pudieron vivir los últimos Neandertales.

En Cova Negra vivieron en pequeños grupos de forma estacional, en primavera y otoño, dedicándose a la recolección y a la caza.

Cova Negra.

El hombre de Neandertal habitó entre 230.000 hasta 40.000 años.

El hombre de Cromagnon habitó entre 40.000 y 10.000 años.

Pleistoceno Superior 126.000 y 11.784 años (la 4rta y edad más reciente).

Musteriense: Complejo de técnica y estilismo en la industria que usa materia prima principal, el sílex y la cuarcita. (Surgió hace 125.000 y pervivio hasta unos 40.000 años)

Glaciación Würm, 110.000 años.

Interglaciación Riss-Würm 140.000 años.

Como vemos, todos estos periodos de la Prehistoria encajan cronológicamente en el período de hábitat de Cova Negra.

Arael.la

EL ROBO

En mi última excursión visité un lugar interesante, que copio el texto de la descripcion de un estudioso de la prehistoria.
Existe una cueva, la del barranco del Águila.
Es una covacha de 3,5m de ancho por 3 4 de profundidad y 1,9 de alto.
Enfrente se ve el gran paredón calizo de la otra parte del barranco.
A pesar de su pequeño tamaño la cueva tiene dos grabados sumamente interesantes. A la izquierda se representan unos jinetes que llevan varios caballos.
En el panel de la derecha hay una escena de lucha, donde un jinete parece atacar con una espada o maza a otro personaje de pie que parece porta otra espada o cuchillo.
Sus descubridores ( el profesor Mauro Hernández y el CEC) no tienen claro su cronología.
Pueden ser desde grabados de la Edad del Hierro hasta grabados medievales.
Los paneles podrían representar el robo de los caballos de otra tribu.
Yo creo que estamos ante unos grabados antiguos, de la Edad del Hierro, su primer milenio a.c.
Su rusticidad, la importancia del caballo en esa época y su valor como trofeo de guerra, la ubicación del abrigo, en una zona apartada y agreste, más propia de tiempos prehistóricos que medievales, me llevan a pensar eso.
Quizás el abrigo conmemora y perpetúa un triunfo de la tribu con el resultado de un preciado botín caballos.
De todas  formas esto son sólo conjeturas.
TEXTO: JULIO ASUNCIÓN, Arqueólogo.
Desde tiempos remotos,  el ser humano ha utilizado las cuevas como lugares sagrados o de hábitat.
Cuando se impuso el cristianismo estos lugares de ritos paganos, se sacralizaban con cruces más incisas en las paredes de las cuevas o piedras. Aquí hay cruces más modernas.
Sea de la época que sea, los grabados son interesantes.
Arael.la.

EL VASO DEL BRONCE.

Voy ha escribir sobre un petroglifo que me encanta, forma parte de un conjunto de varios grabados ubicados en el yacimiento de el Cantalar de Tibi. El texto no es mío, es un estudio arqueológico que se realiza sobre el lugar, y como a mi me causa una gran pasión este tipo de arqueología, copio a continuación lo que los arqueólogos estudiaron sobre este en concreto, aunque en el yacimiento hay 9 conjuntos de petroglifos, además de numerosos cruciformes. El Vas del Bronce, así lo llaman los visitantes del lugar. Es el conjunto 6 del Cantalar de Tibi: El soporte es un afloramiento rocoso horizontal de tendencia redondeada en su parte más alta y de color grisáceo. La superficie está algo erosionada, pero poco afectada por los líquenes. Se orienta este-oeste y presenta una inclinación este-oeste, permitiendo que ambos canalillos puedan gestionar y no dejar perder gran parte de las precipitaciones que cayeran sobre la roca, y reconducirlas a la cazoleta, la cual por sí sola también sería receptora de parte de los líquidos. La cazoleta está hecha mediante la técnica del picado, con una forma semicircular y sección en U, y unas dimensiones de 73×49 cm por 23cm de profundidad en la parte interna y de 5cm en la externa, a causa de la curvatura de la roca. Hacia ella vierten dos canalillos de tendencia rectilínea y sección en V, de 3cm de profundidad. Ambos tienen una longitud de unos 80cm, aunque uno de ellos vierte primero sobre una cazoleta rectangular de 27cm de longitud por 10 de anchura y 13 de profundidad, siguiendo su recorrido hasta la cazoleta semicircular. La conservación del conjunto es buena, a pesar de la visible acción de las raíces de algunas aliagas. Conclusiones: Nos gustaría concluir insistiendo en la importancia de realizar un mejor y completo inventario de este tipo de manifestaciones rupestres. Aunque su cronología sea muy dilatada, no debemos olvidar que son BIC “bien de interés cultural” y que, a pesar de que cada vez son más numerosos los estudios que están sacando a la luz este tipo de manifestaciones grabadas, son muchas sobre las que sólo se tiene constancia oral y no aparecen en ningún estudio. Por otra parte, creemos que a pesar del enorme y necesario esfuerzo que en las últimas décadas nuestra disciplina está haciendo por incorporar las nuevas tecnologías en los trabajos de documentación de campo y de laboratorio, hay que perseverar en su contextualización desde todas las perspectivas posibles, entre las que no debemos olvidar la tradición oral. Y, por supuesto, la necesidad de llevar a cabo intervenciones arqueológicas en aquellos contextos en los que los soportes en los que se encuentran los grabados están cubiertos por estratigrafía que puedan esclarecer la cronología de los mismos. De ahí que consideremos el yacimiento del Cantalar como una gran posibilidad de aclarar la problemática de sí las cazoletas que aparecen en entornos de poblados de la Edad del Bronce son o no de esta cronología, más antiguas o más recientes. Otra idea en la que debemos insistir, y que ha sido expresada ya en diversos estudios sobre este tipo de manifestaciones, es que se debe plantear la posibilidad de que un motivo realizado en una determinada época con un significado y utilidad específicos haya podido ser, posteriormente, reutilizado o transformado ligeramente con otra finalidad. De hecho, a pesar de los distintos periodos de hábitat y explotación por los que ha pasado el Cantalar, en cada momento se han realizado manifestaciones nuevas en lugares distintos, sin dañar, aunque con la posibilidad de haber transformado alguno de los motivos, al resto. Siendo manifestaciones que seguro fueron visibles y observadas por las gentes que transitaron por el lugar. Finalmente, creemos importante plantear la posibilidad de que una misma manifestación rupestre tuviera de forma sincrónica una funcionalidad doméstica y otra ritual. Es decir, que la fabricación o transformación de una materia utilizada en la vida diaria para el consumo, se produjera a partir de un ritual de carácter simbólico en los espacios que conforman las cazoletas con canalillos. Tal y como ocurre en todas las sociedades con algunos productos que consumimos en determinados períodos del año, coincidiendo con algunas festividades de gran trascendencia para la población que las celebra y que, a la postre, sirven de ritos de cohesión social. Texto: Grabados Rupestres del Cantalar (Tibi, Alicante). Autores: Juan José Mataix Albiñana. Virginia Barciela González. Fco. Javier Molina Hernández.

Foto: Begoña Doménech Ferrandiz.

EL OJO QUE MIRA HACIA EL CIELO.

El Ull del Moro, es un poblado del Bronce situado en el término municipal de Alcoy, pero no voy a hablar del poblado, sino de un Petroglifo que se encuentra en su entorno. Dicen los entendidos que los petroglifos son imágenes o no, grabadas sobre una piedra, ( que son losas bastante significativas) con distintos métodos utilizados: picado, rallado, incisión o desgaste(abrasión). Tienen antigüedades de miles de años y se encuentran en todo el mundo. Fueron la manera que usaron los hombres “primitivos” para registrar hechos, visiones y contar historias. Lo que grabaron, transmiten ideas y significados a la mente. No son un lenguaje como los jeroglíficos, generalmente los petroglifos marcan hechos históricos, otros hechos geológicos y algunos fueron realizados con propósitos rituales. Muchas veces se hicieron para señalar alguna fuente subterránea u otro rasgo geológico. Mis investigaciones y observaciones me llevan a pensar que marcan hechos importantes, que según su culto y mitología de la época, los recursos del terreno y su evolución cultural les llevó a crear sobre las piedras de su entorno natural, lo que ellos veían en el Cielo. Un culto al sol, en los momentos más significativos del año. Este en concreto, pienso que es una observación solar, cuando yo lo visité que fue reciente el solsticio de invierno, pues en la cazoleta le entraban los rayos y entre la sombra y la luz, quedaba dibujado media luna, supongo que a las 12 del mediodía le dará el sol de pleno. O tal vez, tanto el sol como la luna, en un día especial del año y a una hora determinada, iluminará de pleno este espacio con su cazoleta, que es bastante grande. Pienso sin duda que fue y es un lugar Sagrado donde ellos, nuestro ancestros, miraban al Cielo. Es un templo, un espacio donde se hacía un ritual en un momento de sus vidas, con un significado o quien sabe? En varios momentos… esperando una señal, una protección o un lugar donde se hacía un culto magno a los dioses… Un arqueólogo amigo me dijo: “es un misterio, que a día de hoy, no sabemos interpretar “. Las cazoletas, con canalillos o sin ellos, suelen estar cerca de poblados del Bronce. Pero, los petroglifos también se encuentran aislados, y de seguro que representan algo que todavía no sabemos con certeza que es lo que querían plasmar nuestros antepasados. Arael.la

EVA Y ADÁN DE HACE 4500 AÑOS.

Sabéis que los petroglifos son una de mis pasiones y voy ha hablaros de los que he visitado recientemente. Me entusiasma la arqueología más primitiva y misteriosa.

Dicen los sabios que hubo un tiempo anterior al nuestro del cual no se conserva nada escrito y que quizás se utilizaron tecnologías que no conocemos o que vienen de otro espacio… Las grandes construcciones pueden ser vestigios de estas antiguas culturas.

Los petroglifos que visité en agosto se encuentran en Granada, en “El Cerro de la Mina” y lo curioso es que hay unos muy parecidos entre la provincia de Albacete y Valencia, que los visité en septiembre. Se encuentran en el paraje de San Pascual.

Los de Granada fueron grabados en arenisca, cinco piedras componen estos grabados.

Y representan figuras femeninas y masculinas, del sol y la luna. Es un lugar sagrado, que además contiene signos alfabetiformes.

Las piedras donde están los petroglifos son del Triásico Inferior, y se encuentran a 895 m. sobre el nivel del mar.

Hay símbolos de protección (cruces) esculpidos por nuestros antepasados.

En general siempre están en un espacio sagrado para que la chamana o el chamán, activara su energía. Los del Cerro de la Mina, lo tienen…la piedra que contiene la cazoleta grande, dá justo encima de una vieja mina y de ella se extraía ocre.

Lugares para activar la energía y entrar en contacto con la Madre.

“Activar la energía, consistía en dar unos golpes, como hace el chamberlain cuando entra el rey, la energía y actitudes cambian, con los tres golpes protocolarios; así ocurre en la naturaleza.

En estas cinco piedras hay petroglifos que representan figuras femeninas y masculinas, en danza ritual, da la sensación que era y es un centro religioso y de poder. Centro sagrado donde los peregrinos acudieron a que la Diosa Madre, les diera fecundidad.

En Antequera, en el Dolmen de Menga, el cual también visité, existen unos petroglifos muy parecidos aunque más desgastados.

En el conjunto hay una piedra que contiene una gran cazoleta. Esta mide 45 cm de diámetro y 10 cm de profundidad. Y esta justo, es la que dá al centro de la mina de ocre. Su forma es ovoide. Y aquí se encuentra un vórtice enenergético.

Las otras cuatro piedras con formas geométricas, contienen figuras femeninas y masculinas. Incluso hay una piedra con seis figuras que están por parejas.

El Cerro de la Mina, es un centro de poder, por la proximidad al balneario, a sus Dólmenes y el acueducto de 20.000 años de antigüedad realizado por el hombre. Esto ya lo ha aceptado la unidad científica.

Acueducto del Balnearo de Alicún.

Y ahora hablamos del Arco de San Pascual:

Es un hito muy singular, es una curiosa formación pétrea de naturaleza carcasica y está situado entre Valencia y Albacete.

Es un lugar mágico llamado Rincón de San Pascual. Dicen que debajo de esta formación rocosa el santo se sentaba a orar.

El prehistórico buscó este lugar y lo sacralizó.

La oquedad a este barranco sería como la puerta de entrada al templo y éste anfiteatro natural donde se encuentra la formación rocosa, sería el templo mismo, que en su centro tendría su ara o altar.

Tiene 12 m. de alto y está a 980 m. sobre el nivel del mar. En la base están los petroglifos.

Una gran cazoleta de 68 cm de diámetro por 20 cm de profundidad y tres cazoletas más pequeñas donde verterían el líquido de la libación.

Alrededor de las cazoletas, hay tres conjuntos de extrañas figuras en parejas de hombres y mujeres.

Este lugar fue sin duda un santuario prehistórico dedicado a la fecundidad.

Al contemplar el conjunto, nada hace dudar que es un lugar de rituales para la fecundidad.

El gran arco de piedra sobre nuestras cabezas, la cueva que hay enfrente y los petroglifos, nos dan las pistas de que allí acudían las parejas para propiciar los emabrazos, de personas y de sus animales y de la misma tierra.

Para atraer la lluvia atraves del vertido de líquido en las cazoletas. La figura principal alcanza 60 cm. de longitud.

Es un lugar que nos hace pensar que los hombres y mujeres de la prehistoria, ya se planteaban cuestiones sobre la espiritualidad.

Seria esta pareja la representación de la pareja primigenia Adán y Eva?.

La gran cazoleta es primordial ante toda la composición, por que funcionó como altar de libaciones o sacrificios.

Sería la primera en ser esculpida en la piedra y podrían ser las parejas humanas incorporadas posteriormente o durante los rituales.

Los lugares santos del Cerro de la Mina y el Arco de San Pascual, a pesar de la distancia que existe entre ellos, sus figuras y cazoletas son similares, y yo creo que hubo una conciencia colectiva que les hizo esculpir las mismas figuras y que estos hombres vivieron con la misma creencia y practicaban el mismo ritual sagrado.

Nuestros Adanes y Evas.

San Pascual.

Cerro de la Mina.

Arco de San Pascual.

En estas dos fotografías se puede ver la similitud de los dos petroglifos.

“En la soledad del valle, cuando apenas sopla el viento y el silencio nos rodea…

En nuestra mente aparecen personajes como, magos, sacerdotisas, chamanes, jefes guerreros…por que aquí en estos lugares, el tiempo se detiene, no hay ningún sonido y son vórtices de energía que nos trasladan a otro tiempo ancestral y lleno de magia”

Arael.la